Friday, June 10, 2011

La belleza de esperar


   Hoy es viernes (gracias sean dadas al Señor), y voy a participar en Spanish Friday por primera vez.  Estoy muy emocionada.  :)  A veces es difícil para mí seguir una rutina estricta, pero me gustaría escribir más en español, y es un honor ser parte de esta comunidad de blogueras.  Muchas gracias a Chantilly, Tracy y Eliana por animarme y por la oportunidad de participar.


¿Alguna vez has sentido que estás demasiado alterada como para reaccionar? ¿Y eso resulta ser algo bueno?  Mientras yo esperaba antes de responder a una situación con mi hija, me dio la oportunidad de ver algo bello que me habría perdido si no hubiera esperado.

Sucedió después de una tarde agotadora. La más chiquita ten
ía picazón, y estaba de mal humor.  Por fin se durmió.  Me felicité a mí misma por haber conseguido que la bebé se durmiera y de repente, me soprendió la calma y el silencio alrededor. Yo debería haber sabido que algo raro estaba sucediendo...

Escuché un grito ahogado y entonces mi hija mayor dijo con tono ominoso: "Mamá no va a estar feliz cuando vea esto." Contuve la respiración para no despertar a mi hija que se acababa de dormir, me levanté lo más cuidadosamente posible y sal
í en puntillas a la sala de estar. Cuando vi la escena, me mordí los labios para no gritar... toda superficie imaginable en la sala estaba totalmente manchada con lápiz labial.

Mi hija Elena, de dos años de edad, está fascinada por el lápiz de labios.  No sé por qué, pero está obsesionada.  Todos los d
ías me pide que le compre lápiz labial de color azul.  Un día, para darle gusto, le regalé un par de tubitos de brillo de labios. Su astucia la hizo darse cuenta rápidamente que no era un pinta labios regular y como el azul es su color favorito, el tono no daba el azul brillante con él que ella soñaba.

Yo tampoco tenía su color preferido de Spiderman-azul, a excepci
ón de un lápiz violeta intenso con brillos azules que compré hace mucho por diversión. El lápiz estaba casi completo, como no lo usaba.  Al parecer, decidió que a falta del color ideal, éste era un sustituto acceptable, y en cuestión de minutos : de lleno pasó a vacío, lo utilizó todo.

Pint
ó la sala entera con él. Había huellas de sus manos en las paredes, ya que como al parecer se había subido a admirar su obra en el espejo ... todos los muebles y objetos que tocó, incluídas las persianas, quedaron con su huella, además de los otros muebles que al parecer manchó mientras buscaba dónde esconderse, luego de por supuesto, haberse pintado ella misma por completo.
 

Yo estaba horrorizada. Normalmente guardo todo mi maquillaje en la camioneta porque sé cuán tentador es para ella dejarlo en la casa, pero como la camioneta estaba en reparación había metido todo a la casa lejos del alcance de ella sobre el refrigerador, sin siquiera imaginar que con la habilidad de un monito lograría alcanzarlo.
 

No es el azul brillante que quería. 
La mayoría de las personas opinará que la debería regañar y tal vez darle una nalgada para que aprenda a no tocar mis cosas nunca más, porque generalmente la gente piensa que para que los niños se arrepientan y aprendan hay que hacer de estos momentos una experiencia dolorosa, para que pagando por sus errores puedan entender lo malo que son, ¿no?

Yo estaba tan abrumada en ese momento que entré en el modo de piloto automático. Empecé a limpiar el desorden y gentilmente la ayud
é a lavarse la carita y las manos. No sabía como afrontaría la situación aun, pero desde luego, no quería que lo volviera a hacer.   Sin embargo, no quería avergonzarla o castigarla.  Creo que todos somos digos de respeto, cortesía y bondad, sin importar la edad.  Prefiero guiar a mis hijitos con amor y paciencia, y disciplina en forma de enseñanza, sin castigos.  Por eso, traté de calmarme, y mientras yo esperaba, ella me sorprendió.

Mi peque de dos años de edad comenzó a hacer todo lo posible para ayudarme. Comenzó a frotar la alfrombra tratando de limpiarla y me dej
ó lavar sus manos y su carita. Se abrazó a mis rodillas con fuerza (sin darse cuenta que seguia manchando mis pantalones), y me miró con carita de preocupación. "Lo siento, mami: Se me rompió el lápiz labial, te doy uno de los míos, aquí está; me dijo. Este no está 'rompido' y es bueno, úsalo, es para ti! ¿de acuerdo?" y rápidamente me trajo su sabor favorito.

Le di gracias a Dios intensamente por haber estado demasiado abrumada como para gritar o intentar castigarla (el tener miedo de despertar al bebé me ayud
ó, también). De alguna manera, hemos sido condicionados para creer que tenemos que hacerles sentir mal a nuestros hijos para que ellos hagan el bien. No es cierto. No es necesario crear remordimiento.  A veces, todo lo que necesitan es un poco de tiempo para darse cuenta de lo que han hecho mal.

Ella estaba tan ansiosa por hacer las paces, y con generosidad me ofreció sus pequeños tesoros para reemplazar lo que había roto. Si yo la hubiera regañado y castigado, yo nunca habría visto o reconocido la sinceridad de su gesto, porque inconscientemente hubiera asumido que lo hacía por obligación, no porque ella quería.

Creo que tengo una nueva herramienta en mi caja de herramientas para padres ahora: “Esperar”. Esperar a que mis hijos se den cuenta de lo que ha sucedido.  Puede ser que tarda unos minutos o puede tomar mucho más tiempo antes de que lleguen a la madurez necesaria para comprender. Habrá que seguir enseñándoles en el proceso, pero estoy segura de que si esperamos, vamos a ver cosas hermosas que de otra manera no veríamos.
 

Cosas hermosas como el tierno corazón y la generosidad de espíritu en mi pequeña artista de lápiz labial. 

8 comments:

Tracy said...

Gracias por participar en Spanish Friday!

Recuerdo cuando mis hijos eran más jóvenes y destruyeron muchas cosas. Uno se necesita mucha paciencia, pero como sabes, a veces vale la pena.

melissa said...

I got really excited because I fully understood every word of that first paragraph, but the rest ... not enough to comment intelligently :) In any case, if you keep up your Spanish Friday participation, I may remember a bit more Spanish ;)

dulce de leche said...

Muchas gracias, amigas! Melissa, this is pretty much the same post as "Wait and See" earlier this week. :) Thank you so much for the encouragement!

Eliana Tardio said...

Es una historia preciosa! el poder de la "paciencia", del amor y la magia de ver el aprendizaje despues de cada traversura :)

Bren @ Flanboyant Eats said...

Spanish Friday! I Love it. I've been wanting to do my blog posts in Spanish as well but it's so much and such a time-consuming commitment. And, while I'm not a mother yet, I know all about the kidos taking to all our stuff and making a beautiful mess out of it. Me alegro que lograste publicar en español! i'll be back on Fridays to check it out!

dulce de leche said...

Eliana, muchas gracias, amiga. Te aprecio más que sabes. <3

Bren, thank you so much! I totally understand--that is why I have put it off for so long. I want to try to keep up with it, but my Friday posts may wind up being much shorter in the future. ;)

Chantilly Patiño said...

Es buenisima en ingles y español! Buen historia amiga! Admiro mucho la paciencia que tienes en los tiempos de ensayos. You are awesome! :) So fun to read your post on #SpanishFriday!

dulce de leche said...

Awww. Muchas gracias, Chantilly! <3 <3 <3. I am definitely working on both the patience and the posting in Spanish. I'm thinking of gong back and just redoing my most read posts in Spanish for Fridays, but I am so longwinded that even that takes awhile! :)